28 de junio de 2012

Bautizo de Olivia

Olivia se bautizó en junio. Hacía calor en Sevilla, como es normal, pero estoy convencida de que si hubiese sido diciembre, ella habría sentido el mismo calor por parte de su familia.


 

He vivido de forma muy intensa los bautizos de mis dos sobrinos, y tengo que reconocer que es un día muy especial. Es cierto que los bebés son muy bebés y no pueden opinar al respecto, pero para el resto de la familia es un día emocionante: muchas fotos, todos elegantes, la duda constante de si llorará o se dormirá durante la ceremonia... Me encanta. Disfruto con esas reuniones familiares en las que se celebra algo tan especial como es el nacimiento de un niño.

Por dentro, esta ternura de tartita era un bizcocho de limón relleno de fresa y crema de vainilla, una combinación fresquita que últimamente me piden mucho dados los calores sureños de la época.


Espero que os guste.

2 comentarios:

  1. Que bonita y en la sencillez esta la hermosura.

    ResponderEliminar
  2. Que tarta más chula, nos encanta como te ha quedado.
    Saludos gatunos...

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario, los leo todos y me animan a seguir adelante cada día.